Top

ENCUENTRO VIRTUAL

La necesidad de encuentro y contacto entre seres humanos es indiscutible, y ante este contexto adverso, la virtualidad se presenta como una vía para atenderla. Es por ello que se acoge y se explora esta vía ante el planteamiento del Encuentro Virtual Latinoamericano Utopías Líquidas. Entonces, este evento, que se plantea desde lo virtual, es un espacio de crisis, de ser y de habitar, en el que, durante cinco semanas, se desarrollarán cinco bloques temáticos, respectivamente.

CRISIS

Los rápidos cambios que se están atravesando, de manera en muchos casos imprevista, y las consecuencias que estos han supuesto, han obligado, en cierta forma, a pensar y repensar cómo ha sido posible el spacio-tiempo actual. Englobar en la idea de crisis el espacio-tiempo presente ha sido lo común, y si bien esta palabra suele tener una connotación negativa, en el sentido de considerarla como una situación adversa, la crisis es  más amplia que esta interpretación. Sin el afán de negar esta posible negatividad latente en la palabra, la crisis también supone cambio, y aquí cabe lo positivo.

Las crisis sanitaria, ambiental, económica, social, política, o la que parece engloba todas estas, la civilizatoria, pone de manifiesto el agotamiento de un modelo de re-producción y consumo que sitúa la vida en un plano secundario. Desde los discursos del poder la crisis ha dejado de ser la variable independiente o lo que debe explicarse, para pasar a ser la variable independiente, es decir la explicación. Y lo cierto es que el mundo no  se puede explicar por la crisis, ya que esta como argumento limita el entendimiento. Son las causas de la misma crisis las que dan cuenta del mundo y la crisis es una simple manifestación de estas. Ahora, si de todas formas se intenta –que es lo que se hace–, las posibles

género, sexo, etnia, nacionalidad, entre otras. Estas mismas son las que se instrumentan en la búsqueda de la opresión, la dominación y la negación de la libertad de unos seres humanos sobre otros. Por ello se considera urgente desmantelar la lógica hegemónica deL ser, que atenta contra el ser mismo, tanto humano como no humano, y que esta crisis que presenciamos evidencia. Esta lógica es la misma que parte del principio de que toda amenaza debe ser exterminada, y que el ser humano debe conquistar y controlar su medio a través de la razón, detonando en un sistema insostenible. Por ello es necesario pensar en otras formas de ser y de relacionarnos con otros seres.

SER

Por siglos hemos estado en un mundo antropocéntrico, el cual reconoce la presencia de otras formas de vida y existencia además de la humana, pero que sin embargo esto no lo hace bajo un principio de igualdad o equidad. La lógica instrumental, cosificadora, y fetichista es la que ha imperado en la relación entre lo humano y lo no humano, lo cultural y lo natural, y esto ha servido para justificar la explotación del medio por parte de los seres humanos, o incluso la explotación entre seres humanos. Sobre esto último, en el reconocimiento de la naturaleza social de la especie humana, es que tiene lugar ampliar la discusión sobre las lógicas en las que se basa dicha explotación y dominación de unos cuerpos sobre otros.

Considerando que la modernidad ubica al ser más allá de la simple existencia, y se es en tanto se habita el cuerpo propio o el entorno en que existe ese cuerpo, todo lo humano y no humano puede devenir en ser. Lo único necesario para esto es que existan las condiciones para que así sea. Sin embargo, el sistema del que formamos parte niega esto a muchas formas de existencia (física, emocional, sentimental), y tiende a la homogeneización del ser (antropocéntrico) normalizado. Como seres sociales, más allá de nuestras características biológicas, estamos atravesados por una serie de condicionantes que el sistema ha estratificado, y se ha valido de esto para justificar una estructura de poder. Entiéndase por estas determinantes, los constructos sociales de clase, raza, 

interpretaciones plantearían escenarios en donde los individuos o colectivos tendrían poca o nula acción e impacto, al no atender las verdaderas causas. Esta visión lo que produce es la anulación de la agencia, egando a su vez la capacidad de ser distintos al ser hegemónico. Así, la crisis se entiende como una característica que es propia del sistema-mundo y está asociada principalmente al tiempo. Que se produce cuando una serie de circunstancias hacen posible que la estructura del mismo sistema se fracture; surgiendo así dos planteamientos importantes: que la crisis siempre está presente; y que la estructura cambia, pero no el sistema.

HABITAR

Cada ser tiene una propia y singular forma de ser-en-el-mundo, y esta se expresa en la invención de respuestas ante el reconocimiento de necesidades. Sin embargo, el sistema-mundo, a modo de imposición, plantea como posible solo una (o una muy limitada) forma de ser, y junto con ello se vale de la narrativa del habitar, como acción ineludible al ser humano, para imponer también una única forma de transformar la realidad, o apropiarse de ella. Es decir, impone un habitar hegemónico ya institucionalizado. Desde esa posición, habitar se suele presentar como producto de otras acciones previas, cuando debería ser al revés. En ese sentido, las soluciones que se muestran como genéricas y universales son realmente producto de quienes habitan,

que no son todas las personas, sino quienes su realidad (la global) les permite darle la forma que deseen al mundo. Por esto, no todas las personas habitan, y no porque no se quiera, sino porque no existen las condiciones para hacerlo, al menos en su máxima expresión.
La condición de no habitar, que se le impone a una parte importante de la población, va de la mano con la tendencia de homogeneizar las formas de ser; esto es, que se niega no solo ser, sino también ser-en-el-mundo.
En correspondencia, dicha tendencia se manifiesta de manera material, por ejemplo, en la producción de espacios homogéneos, ante condiciones de existencia

heterogéneas. De igual manera, en el intento de llevar esto al nivel global, esta homogeneización también se da en el plano de los significados, y en consecuencia de las culturas, instaurando una cultura de masas estrechamente asociada al mercado, que niega el reconocimiento de la diferencia, o bien, la mercantiliza. Además, el territorio es susceptible a estos procesos, deviniendo, ante estas condiciones, en algo genérico, ya que muy seguramente se opera desde la desarticulación de los seres, sus diversidades, y el contexto en que estos se hayan. Por su parte, las lógicas extractivistas, tanto en el campo como en la ciudad, dan cuenta de ello, al sacar provecho de los recursos ahí presentes (naturales o no), en perjuicio de quienes habitan el territorio originalmente.

ESPACIOS PARA

ESPACIOS PARA PENSAR

1. CONFERENCIA
Una persona expone su interpretación de la situación actual, buscando dar herramientas conceptuales (al menos) para que las personas participantes puedan ponerlas en diálogo con sus realidades.

2. ENTREVISTA
Una persona o colectivo es entrevistado por una persona del equipo organizador, siguiendo una guía de entrevista semiestructurada. Se pueden sumar preguntas de personas que están siendo espectadoras.

3. PANEL
De tres a cuatro personas presentan sus interpretaciones y análisis en relación al tema específico del panel durante un periodo de dos horas. Pueden unirse otras personas al espacio dentro de la misma plataforma quienes participarán con comentario o preguntas (escritas u orales) en relación a lo expuesto.

ESPACIOS PARA PENSAR Y SER

1. CONVERSATORIO
Consiste en un grupo de personas que se unen a discutir sobre un mismo tema, buscando llegar a acuerdos y conclusiones colectivas.

2. PECHAKUCHA
Presentaciones o intervenciones que desarrollen de manera particular el tema general del espacio. Este espacio puede incluir presentaciones de diversos tipos; por ejemplo: académicas o artísticas tales como performance, baile, dibujo, lectura de poesía, entre otros.

ESPACIOS PARA PENSAR, SER Y HACER

1. TALLERES
Una persona o colectivo guiará a un grupo de personas (participantes) en la realización de una intervención o la aplicación de diversos métodos que permitan repensar la realidad. Al ser un espacio de hacer, se busca que haya resultados, de distinto tipo, al finalizar el taller. En ese sentido no es un espacio para exponer o enseñar sin poner en práctica lo expuesto o enseñado. Podrán ser de una o más sesiones, y se propone que los
resultados sean expuestos.

2. ACCIONES REMOTAS
Son acciones realizadas a través de una convocatoria abierta apropuestas de acciones a realizarse de forma simultánea durante el periodo que cubra el evento. Se llaman remotas en tanto son deslocalizadas y  realizadas desde donde cada persona se encuentre. 

Bienvenido a Utopias Liquidas

1er Encuentro Virtual Latinoamericano Organizado por CLEA + CoLEA